quiénes somos

Ca N’Estruc

Ca N’Estruc es una propiedad familiar situada en un paraje singular, la ladera de la montaña de Montserrat, en el término municipal de Esparreguera (Barcelona). La finca es una las más antiguas –documentada desde 1574– y ha convivido en armonía con su entorno durante siglos. Actualmente se cultivan 22 hectáreas de viñedo en este paraje único –beneficiado y cobijado por esta montaña mágica–, a partir del cual se elabora una completa gama de vinos jóvenes y con crianza.


Ca N’Estruc consta como la primera bodega inscrita en la DO Catalunya, creada en 1999, heredera de una tradición vitivinícola con más de 2.000 años de historia.

Una finca, una familia

1574

1980

1990

2011

2014

Ca N’Estruc, la “Casa de los Estruch”, es una propiedad documentada desde 1574, íntimamente ligada al apellido familiar cuyo último portador fue Francisco Martí Estruch, abuelo del actual propietario de la finca, Francisco Martí Badia.

Hasta la década de 1960, en la finca se practicaba la actividad tradicional: la agricultura y la ganadería. En sus 40 hectáreas se cultivaban viñedos, cereales, árboles frutales, olivos y un huerto, que se compaginaba con la crianza de animales de corral, como cerdos, conejos y gallinas, entre otros. Era autosuficiente y también disponía de un molino de aceite, un horno para hacer pan, prensas y una bodega. Con una producción considerable, lo que no se consumía se comercializaba en el mercado municipal de Esparreguera.

La tradición vitivinícola se había transmitido de padres a hijos hasta 1980. Fue entonces cuando Francisco propuso a su padre Andrés Martí profesionalizar la explotación. Empezaron elaborando la mitad de la uva siguiendo el sistema tradicional familiar y la otra mitad según las pautas propuestas por un enólogo de confianza apasionado con el proyecto. Viendo la mejora de la calidad del vino, Andrés delegó en su hijo la dirección de la finca y de la bodega siguiendo los nuevos parámetros en el viñedo y en la bodega.

Este hecho marcó un punto de inflexión en la finca y, a partir de ese momento, se inició un proceso de reconversión del viñedo y de nuevas plantaciones donde no las había. También se cambió el sistema de poda tradicional en vaso a emparrado, y se seleccionaron los clones y las variedades que mejor se adaptaban a la zona: xarel·lo, macabeu, chardonnay, garnacha blanca, muscat, syrah, garnacha tinta, cariñena, tannat y petit verdot.

Con la llegada de los años noventa y viendo que el mercado de Esparreguera no podía con todo el excedente generado, Francisco Martí decidió dar un paso adelante y reorientar las producciones de la finca para dedicarse exclusivamente a la viña y a la elaboración de vino propio.

La renovación de las instalaciones, llevada a cabo en 2011, ha permitido mejorar la calidad en todo el proceso de elaboración, consiguiendo vinos más finos y equilibrados. La instalación de la bodega bajo tierra y construida a diferentes niveles, permite trabajar las vinificaciones por gravedad y unas condiciones de temperatura y humedad ideales para la crianza del vino. Además de quedar totalmente integrada y respetuosa con el entorno.

Las distintas parcelas envuelven la masía familiar y la bodega a la manera de un château bordelés, lo que facilita el transporte de la uva y su recepción conservando su frescor y aromas intactos. Depósitos de distintos tamaños (de 2.500, 5.000, 10.000 y 20.000 litros) de acero inoxidable con control de temperatura permiten separar los mostos de los diferentes viñedos, clasificados tanto por edad como por variedad, así como elaborarlos por separado hasta el momento de los ensamblajes finales. La bodega dispone de prensas, despalilladoras, equipos de frío para el control de las fermentaciones, filtros y todo el equipo necesario para la enología actual. La sala de barricas, todas de roble francés, cuenta con toneles de 225, 300, 500 y 2.500 litros de diferentes tonelerías.

Desde 2014, con la incorporación de Anna Martí, la hija mayor de Francisco Martí, empieza un nuevo camino en paralelo con la elaboración de /Bi/: vinos criados en ánfora, totalmente naturales, sin sulfuroso, sin aditivos y sin intervención mecánica de ningún tipo, y que se elaboran con uvas procedentes de una agricultura respetuosa con el medio ambiente. La elaboración de estos vinos de producción muy limitada ha marcado una tendencia hacia las elaboraciones menos intervencionistas, más naturales, que se han aplicado al resto de los vinos de Ca N’Estruc.

viñedos

El terruño

Actualmente en la propiedad se cultivan 22 hectáreas de viñedo situadas a 165 metros de altitud sobre el nivel del mar. La finca disfruta de un microclima específico, resguardada de los vientos fríos del norte gracias a la barrera natural que crea la montaña de Montserrat. Esta protección permite disfrutar de veranos frescos e inviernos templados con una temperatura media anual de 14,1ºC. El terreno aluvial, arcillo-calcáreo y gravoso favorece la calidad de la uva con bajos rendimientos. Las plantaciones están perfectamente orientadas, de norte a sur, para optimizar el aprovechamiento del sol, estudiando el marco de plantación adecuado en cada parcela según la variedad.

Las parcelas

Las distintas parcelas envuelven la masía familiar y la bodega. Las plantaciones más recientes están conducidas en emparrado, para favorecer una mejor ventilación, evitar al máximo los tratamientos y conseguir una sanidad inmejorable en la planta. Los viñedos más viejos, con una media de 40 años, se podan aún en vaso, buscando producciones sostenidas para conseguir una uva de máxima calidad. Esta cuidadosa poda y el aclarado de uvas en el momento del envero ayudan a conseguir una maduración de la fruta más equilibrada.

Asimismo, Ca N’Estruc controla y adquiere uva procedente de viñas viejas –de entre 40 y 60 años– seleccionadas entre los viticultores de la zona, sumando 20 hectáreas más a las propias.

Las variedades de uva

En Ca N’Estruc conviven variedades autóctonas, como las blancas xarel·lo, macabeu, garnacha blanca y muscat, o las tintas garnacha y cariñena, junto a una amplia selección de varietales foráneos, pero perfectamente adaptadas como chardonnay, syrah, tannat y petit verdot, todas ellas con más de veinte años. Progresivamente se van incorporando nuevas plantaciones para la elaboración de los vinos jóvenes de la bodega.

actualidad

  • 03/07/2018

    Hoy presentamos los vinos de Ca N’Estruc en Vineshop de Manchester, con nuestro distribuidor Boutinot Wines.

  • 09/06/2018

    El próximo 11 de junio participaremos un año más en la Experiencia Verema de Madrid, en el Hotel Westin Palace.

  • 17/05/2018

    Haciendo ruta americana por Lake Michigan, Chicago, Illinois.

  • 17/04/2018

    L’Equilibrista Garnatxa en la cata Terra de Garnatxes del Hotel Omm de Barcelona.

  • 16/04/2018

    Los vinós de Ca N’Estruc en la 9ª Edición de La Música del Vi de Vila Viniteca.

  • 15/04/2018

    Hoy nos encontraréis en el 11º Premio Vila Viniteca de Cata por Parejas en La Casa LLotja de Mar de Barcelona.

  • 11/04/2018

    Nos visita todo el equipo de Pago de Carraovejas, Ossian y Restaurante Ambivium.

  • 09/04/2018

    Nos vamos a Menorca a la 8ª Mostra de Vins Menorca.